Haflah!…de las posibilidades artísticas del belly dancing

14 04 2008

Cuando se piensa en belly dancing, muchas imágenes e ideas vienen a la cabeza, pero rara vez éstas se encuentran asociadas a palabras como “arte”. Velos, caderas y, de vez en cuando, dólares, se cuelan con mayor persistencia en nuestras mentes ante la mención de tal tipo de danza. Y es que si bien el baile en general ha logrado establecerse como arte, hay bailes y hay bailes, y no es lo mismo decir ballet (o incluso danza moderna) con su historial de validación artística y/o intelectual que hablar de bailes populares como la salsa, el tango, o el belly dancing.

En el caso de la danza del vientre, resulta aún más difícil conceptualizarlo como arte porque la mayoría de la exposición que tiene está limitada a restaurantes, un contexto que lo limita al espectáculo: puro show para crear placer en 15 minutos. Placer que con frecuencia tiene menos que ver con destreza y sensibilidad artística que con consumo visual del cuerpo femenino y de lo exótico. En estos lugares el belly dancing se vuelve postal de desiertos con dátiles y mujeres bellas, nada más hay que considerar que a este baile también se le llama “danza del Medio Oriente”, es ícono directo de su localidad pero en cambio nadie habla de la “danza de Puerto Rico” para referirse al reggaetón. Ante estas circunstancias no resulta de extrañar que va a ser muy dificl encontrar una pieza de belly dancing en el American Dance Festival o en el repertorio de algún “gran coreógrafo”.

En medio de este contexto se llevó a cabo el primer “Haflah” de Araba Café Teatro. Y ya desde el nombre, que en árabe señala un encuentro para reunirse y bailar, se nota una diferencia con el mundo exótico y comercializado del belly dancing al que estamos acostumbrados (bajo ese esquema de seguro le hubieran llamado “Arabian Fantasy”, “noche de Magia Oriental” o mejor aún “la lámpara mágica”).

Al ser la presentación la actividad de cierre de unos cursos de baile del vientre ofrecidos en el susodicho café teatro, el talento estuvo compuesto en gran medida por amateurs. En consecuencia se vio descoordinación o destiempo entre los bailarines en ocasiones, mas no fue algo que impidiera el disfrute pues, de nuevo, esto era un haflah, una reunión para celebrar y la informalidad no resultaba ofensiva al concepto de lo que se quería presentar.

Es así como otros elementos como el repertorio pudieron sobresalir a pesar de las “fallas” en algunos de los intérpretes. Resultó evidente que los organizadores de la actividad hicieron un esfuerzo en llevar el belly dancing a sus máximas posibilidades. No sólo se presentaron las formas usuales de esta danza con sus velos, panderetas y espadas, sino que también se trabajaron fusiones con el flamenco, y la interpretación del baile con música no tradicional como tango, rock y progressive. Esto le dio variedad a la actividad, y si bien no todas las presentaciones estuvieron a la misma altura, en general dejaban al público con un aire de satisfacción.

Pero quizás la mayor innovación estuvo en una pieza que era un performance hecho a partir del belly dance. En este trabajo las bailarinas partieron de un esquema teatral (hay cuatro amigas y de repente una se queda viuda) para luego pasar a jugar con las expectativas tradicionales que tenemos de las bailarines de belly dancing y en extensión las mujeres orientales. Las que parecían bien sexys resultan no serlo tanto y las que estaban cubiertas por burcas resultan estar mucho menos sometidas de lo que esperaríamos de estas “otras” mujeres que los medios nos presentan como tan increíblemente diferentes a “nosotros”.

El primer haflah de Araba no fue una actividad libre de fallas, tampoco la máxima exposición de las posibilidades artísticas del belly dancing, pero ciertamente abrió el camino y mostró que se puede hace mucho más con este tipo de baile que lo que estamos acostumbrados a ver. De la misma forma que otros bailes populares como el flamenco han logrado tener un poco de más presencia en contextos artísticos como en el trabajo de compañías como la de Sara Baras y sobretodo en el trabajo fílmico de Carlos Saura, se podría hacer mucho más con el belly dancing de lo que se ha hecho hasta ahora. Es cuestión de creatividad e iniciativa. Y por ahí vamos.


Acciones

Information

8 responses

15 04 2008
Viviana Rivera Rondón

Aqui me tomo la libertad de compartir la compilacion de escritos de las alumnas (en las que me incluyo, de hecho, las dos primeras lineas son mias) sobre lo que habia significado la experiencia de tomar clases de bellydancing y lo que pensaban de esta danza en general. Creo que se pueden mirar muchas cosas interesantes a traves de estas palabras y que mucho tienen que ver con lo que discutes aqui arriba.

(Tal y como aparecio en el papel entregado a los presentes en el Haflah!)

Transmitir sentimientos y emociones intrinsecos de la mujer.
Sutil, elegante, y muy sugestiva en su sensualidad sin perder su valor cultural.
Movimientos espontaneos inspirados en el yo interno.
Ha sido un viaje tumultoso lleno de pasion y alegria sin limites.
La forma mas hermosa de expresarme como mujer.
Me ha ensenado a ser mujer, lastima que no tengo a quien bailarle.
Libertad, expresion pura sin inhibiciones.
Despejar la mente y liberar el estres.
Paciencia y dedicacion, hermandad.
Soltar las ataduras del diario vivir.
Conexion con el cuerpo…
Delicadeza y belleza…
Purificar el espiritu…
Seguridad de mi…
Motivacion.

15 04 2008
Diana Soto De Jesús

que bello, la verdad es que se noto que era mucho mas que un mero shake shake, realmente se sentia esa buena vibra, ese redescubrimiento que tan liberador puede ser. gracias por compartir esto, vivi. a ver si pa las proximas clases me apunto yo tambien😀

16 04 2008
Jennifer Serrano

Hola Diana,

Acabo de descubrir este blog por accidente(del cual ya Vivi me había comentado) y quisiera compartir un poco mi experiencia en esta danza.

Confieso que al principio me sentía algo incómoda, no entendía ciertas particularidades de la danza. Se me hacía muy difícil bailar con las rodillas semi-flexionadas…

Luego de varias clases pude comprender que el belly dancing es muchísimo más que tener una linda postura y mover las caderas a lo “Shakira”. Belly Dancing es , y aquí comparto con Vivi, redescubrirte como mujer de una manera sútil; es sentirte segura y con la frente en alto ser simplemente tú.

No soy una experta, (apenas llevo la primera parte del curso básico) y sé que me falta muchísimo por aprender. Pero les digo, que cuando finalizaron los talleres me sentí con menos timidez y me sentí capaz de formar parte del Haflah y bailar delante de muchos en vestuario de belly dancing y ningún pudor.

Diana, te felicito por este blog. Lo visitaré más a menudo.

besos!

16 04 2008
Diana Soto De Jesús

vaya, jennifer, gracias. me alegra mucho que tanto tu como viviana escribieran porque abordan temas que yo meramente insinue. y es todas las posibilidades que tiene el baile, aun uno tan estereotipado como el belly dancing, para activar un proceso de autoafirmacion, de paz y seguridad. y si encima le puedes añadir sensualidad, uff…. ¡que exito! me parece en ese sentido que sus maestras han jugado un rol muy importante, pues conozco otras personas que han tomado clases y no salen con la misma experiencia. el baile es una herramienta, queda en uno hacerlo algo mas.

22 04 2008
El baile en escena: vídeos flamencos, part deux - los machos « ComUnArte

[…] baile en escena: vídeos flamencos, part deux – los machos Como mencionaba en mi post anterior sobre el belly dancing, el flamenco es uno de los bailes populares que ha logrado una sorprendente representación en […]

3 05 2008
genesis

belly dancing is my dream

1 10 2008
Alberto

Woooowww esta excelente este post, me encantan los comentarios y la energia, saben chic@s que navegando me he topado con un blog de danza arabe que va a colgar un curso de danza arabe en videos totalmente gratuito, explicando calentamiento, tecnicas, coreografias, ademas presentan la idea de hacerlo interactivo con correcciones y demas, espero les guste y le sirva de mucho

el link es: danza arabe

5 10 2008
Diana Soto De Jesús

jeje, que bueno que lo disfrutaste alberto. estoy pendiente de escribir un poquito más sobre esta exquisita danza, en particular sobre una bailarina que me encanta, Morgana (quizás la conozcas). Traté de usar el link pero no me e´stá funcionando.😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: