La soledad política: la reelección De Castro Font y el extremismo que no lo es tanto

5 11 2008

El panorama se ve tétrico. A pesar del paupérrimo trabajo que realizaron en la legislatura, Jorge de Castro Font, Thomas Rivera Schatz y José Aponte están de vuelta, y pa colmo fueron de los que cogieron más votos. Honestamente es algo que no entiendo por más que trato. Y no, la racionalización de Puerto Rico es un pueblo de brutos, morones, cabrones, etc. no me place, no me basta. 

Entendía que había un consenso relativamente general en el País de que la legislatura de este cuatrenio fue un desastre y de que estos tres individuos en particular fueron responsables de consistentemente desviar la atención de las cosas importantes y malgastar nuestro dinero al perder el tiempo en berrinches de machos cabríos ambiciosos de poder.

La elección de De Castro Font en particular me resulta desconcertante, el tipo fue hasta arrestado, tenía un caso de corrupción mucho más contundente en términos de la evidencia que el del gobernador, es un comemierda orgulloso de serlo (¿recuerdan la entrevista del Nuevo Día en que dijo que el era así, necesitado de lujos, porque era de Miramar?) y pa más De Castro Font es uno de los patrocinadores fervientes de la resolución 99.

 Me lleva a pensar que los llamados “extremistas fundamentalistas” de este País no lo son tanto. O sea, que no son el extremo na, que acá los que categorizamos la resolución 99 de ridiculeces anticonstitucionales inconcebibles en el siglo 21 somos en verdad los extremistas, o sea el límite, la esquina, la minoría de locos y no ellos que en masa han reelegido a su candidato que disque defiende los valores de la Familia. Y no, no disfruto de ser una minoría de locos, no participo del revolutionary chic movement en que ser “liebral” o “de izquierda” o whatever es cool porque tú entre muchos eres el único que puede ver “la verdad”. Al contrario, me desespera esta soledad. Sentirme expatriada, exiliada, ajena a los sentires de mi país, sé que hay muchos tipos de puertorriqueños y que eso está bien, que la diferencia no es necesariamente un problema, pero como humana añoro, aunque sea a momentos, ser parte de algo mayor. Pero no,  me tendré que ir a la esquina del salón con el sombrero de mal portada una vez más


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: