La policía intenta el Vulcan nerve pinch en la UPR sin éxito

20 01 2011

Al principio cuando vi los arrestos de estudiantes en la UPR no entendía qué diatres estaba pasando, ¿por qué están agarrando la gente por el cuello? ¿de cuándo acá hay que mover a gente que está haciendo desobediencia civil pacíficamente (sentados en el piso) espetándole los dedos por el cuello? Pero luego entendí. Se trataba de un intento por hacer el vulcan nerve pinch (o en buen castellano, el “pellizco vulcano” aunque eso suena medio sospechoso). Pero vamos, a juzgar por este vídeo del periódico Diálogo todo ese entrenamiento de la fuerza de choque ha sido en vano.

La verdad que no les queda. Aquí el master.





Expediente Capitolio: performance/intervención artística por una cultura de paz y diálogo

6 07 2010

El colectivo de performance y danza experimental, SOPLO, dirigido por Ñequi González, estará realizando mañana una actividad en el Capitolio en reacción a los eventos del 30 de junio. Ese día un grupo de estudiantes intentó entrar a la Casa de las Leyes a leer unas proclamas y evidenciar el proceso de aprobación del presupuesto del país. Esto resultó en un alto despliegue de violencia por parte de la policía, incluyendo los golpes a la cabeza y por la espalda (prohibidos según el reglamento, sobretodo ante una población no armada) y un policía que desenfundó su arma y según testigos disparó. Surge entonces la iniciativa de Nibia Pastrana, integrante de SOPLO de hacer la siguiente intervención artística que se llevará a cabo mañana de 6 am – 6pm. A continuación la información provista por el colectivo.

La experiencia

Luego de los incidentes violentos ocurridos el pasado miércoles 30 de junio en el capitolio, me allegué al lugar con un espíritu solidario.  A pesar de mi tardanza, pude ayudar a algunos de los manifestantes que quedaban por el área, y ser testigo del “después”. Estando allí bajo la lluvia, fui testigo de la resistencia, la indignación, la falta de empatía, pero sobre todo de cómo un espacio público había sido transformado por la presencia de unos. Entonces el espacio invitaba a la reflexión, casi como diciendo “y ahora después de tanta violencia ¿qué?”

¿Qué?

Basada en la experiencia al ver recientemente la pieza The Artist is Present de Marina Abramović— En su performance Abramović permanece sentada en una silla desde que abre el museo hasta que cierra, frente a ella una hay silla vacía que puede ser ocupada por cualquiera del público presente.

Propongo hacer eco de su trabajo, ésta vez fuera del museo.

Una silla ocupada por una persona sentada en dirección hacia el capitolio por un turno de tres horas.

Una silla vacante para alguien que se quiera sentar por cuanto tiempo desee, de espaldas al capitolio en dirección hacia la otra silla.

Una mesa vacía entre las dos sillas.

Esta invitación al diálogo es un acto simbólico en silencio.

Ambos participantes al estar sentados a la mesa, establecen con su acto/presencia una cultura de paz, abierta al diálogo entre dos partes.

La intención es crear una imagen simple, que con su carácter cotidiano transforme nuevamente el espacio, de uno violento a uno de paz.

Duración 12 horas   6:00am – 6:00pm

SOPLO durante una de sus intervenciones artísticas en la calle, vestidos con su distintivo color naraja

¿Quiénes?

Colectivo SOPLO ( cuatro ocupan la silla por turnos, el resto son guías/testigos)

Los que ocuparán la otra silla (policías, ciudadanos, reporteros, senadores, piragüeros, etc. )

Tareas

Guías/testigo– el que está en la periferia.  Responden preguntas, explican el acto, velan por la seguridad de quién está sentado, documentan. Importante— facilitan el que una persona se pueda sentar si quiere, explicándole lo que representa el acto simbólico y silencioso, en solidaridad por el diálogo entre el gobierno y el pueblo.   Si alguien de “poder” realmente quisiera sentarse a dialogar de cosas específicas, que nos de una cita, en el evento no se hablará de cosas concretas.

En la silla– el que está sentado.  La persona en la silla no tiene reloj, regala de su tiempo, sus quehaceres para estar presente. No abandona la silla, a menos que su vida corra peligro.  Voto de silencio.  Dispuesto a hacer contacto directo con la mirada de la otra persona.

Es un espacio para encontrarse con uno mismo, y con tod@s….

El que esta sentado representa al pueblo…. Y transforma el espacio.

Podría tener sensación de ritual, meditación,

Vigilia,

ritual de observación,

cultura de paz

Imagen de buda meditación, ayuno

Punto fijo en el espacio…

Pone aprueba los límites de su cuerpo y su mente, puede descansar en la silla,

protegerse del sol, aguantar la lluvia.  No abandona la causa de paz, de estar abierto al diálogo.  Menos es más.

Las mujeres de la silla realizarán reflexiones en cuaderno.  Los otros también si así lo desean.

Mujeres de la silla en NARANJA.





Ante la censura…¨Fábulas Viables¨

14 09 2009

En medio del reciente debate en torno a esos ¨libros malditos¨ censurados por el Departamento de Educación, Diálogo Digital ha publicado este texto del joven escritor Sergio C. Gutierrez Negrón que me parece aborda el tema de una forma muy interesante, provocadora (pero sin venir a provocar) y sobretodo sin caer en el sermoneo constante con el que tan frecuentemente se pretende hacer ¨discusión¨cultural en este país (y esto lo digo tanto para ¨liberales¨ como ¨conservadores¨). Pa que pensemos un rato…

¨Fábulas viables¨
Por: Sergio C. Gutiérrez-Negrón
De: Especial para Diálogo Digital

1.
Digamos que comienza como uno de esos viejos chistes. Un puertorriqueño, un colombiano, un argentino y una norteamericana conversan en una esquina de una lujosa casa de un estado sureño (ochenta años atrás, tres de estos cuatro hubiesen sido perseguidos). Digamos también que hacen inventario de las respectivas desgracias nacionales. El colombiano se acomoda el cuello de la camisa, se ajusta los espejuelos, y comenta que su país se inventó el narcoturismo. El argentino ríe y hace alguna referencia elaborada a la catástrofe económica del corralito. La norteamericana da un sorbo de su copa de plástico y tira de sus hombros, como si el gentilicio fuese suficiente. El puertorriqueño se juega con la barba y busca cómo hacer algún comentario jocoso de su situación política. Mas, cuando casi tiene algo de su gobernador republicano y su parecido a una caricatura, el colombiano lo interrumpe y dice que los puertorriqueños tienen, ahora, la Inquisición de Torquemada.

Digamos eso.

2.
Que comienzan las preguntas, por supuesto. La explicación generalizada, nacida de un breve artículo que leyó el puertorriqueño en la versión en línea de un periódico. Menciona al Secretario de Educación, dice algo borroso acerca de las palabras soeces que se encuentran en estos libros. Les da un breve resumen de algunos de ellos, les explica que son libros que han sido escritos por, o tratan de, maricones con bigotes, porquería lumpen, tecatos, y desagradables comunistas exiliados a México, entre otros males. En breve, les dice, casi las cinco últimas décadas de la relumbrante escoria de la literatura puertorriqueña.

Sonríe.

3.
Digamos que todos se quedan un poco confundidos. Digamos que alguien pregunta que qué queda al remover esos libros de los currículos escolares. Digamos que el puertorriqueño dice que quedan algunas piezas naturalistas de principio de siglo, una que otra cosa de la ruralía de la primera mitad del Veinte. Quizás algo se le escapa, aclara. El argentino, luego de añadir alguna palabra estereotípicamente argentina, dice que, por lo menos, eso les da a los jóvenes puertorriqueños la oportunidad de borrar casi un siglo, empezar desde cero. Y no suena mal, claro está.

4.
El puertorriqueño se queda con eso en la cabeza, de seguro. Piensa que, por qué no, debería alentar al Secretario de Educación a eliminar unos cuantos libros de historia, además. Quizás inclusive modificar un poco el calendario de días feriados. De este modo, saltar de finales del diecinueve al veintiuno, con un pasivo intercambio de poder colonial. No suena nada mal. Quizás, con un poco más de fondos, se podría inclusive contratar nuevos escritores que reescriban todo lo removido (obvia referencia a cierto libro que no trata de una granja de animales, cuyo nombre son unas siglas ochentosas). En vez de todas las trivialidades que parió el siglo pasado, estos obreros de las letras podrían intentar contextualizar todos los héroes que los actuales olvidaron. Muchísimas tramas posibles: famosos cirujanos de increíble habilidad en el tenis que renacen con la meta de salvar a un país; jóvenes de oscuras melenas de buen y limpio linaje (cristianos viejos, claro está) que combaten corruptos con horribles casos de calvicie y buen gusto por trajes de tres piezas; quizás, la maravillosa épica de cómo se combatió una pila de ogros que buscaron cambiar el código civil, concluyendo, claro está, con la mariconería que aquejó la sociedad puertorriqueña por el último siglo. Y, no se puede olvidar, la excelsa Batalla de la Pimienta combatida en dos frentes, contra temibles universitarios y fuertísimos chamaquitos de escuela intermedia.

5.
Digamos que la censura no es algo tan feo. Digamos que se trata de un chiste. Que es algo necesario para proteger a una sociedad. Digámoslo lo suficiente, de corrido y con altoparlantes, como hemos hecho otras veces, a ver si así, finalmente, nos tragamos el buche.

El autor es egresado de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, con un bachillerato en periodismo y literatura. Actualmente hace su maestría en literatura en Emory University en Atlanta.





A falta de clases de arte, ¿mamá?

8 09 2009

Ante el inminente asote que está recibiendo la cultura en Puerto Rico (y en muchos otros lugares), es necesario tomar medidas de contingencias. Que pueden ser tan simples como un padre/madre enseñarle a su hijo/a el arte de mirar, la maravilla de observar su entorno más allá de lo meramente funcional, sino poder ver y deleitarse también con cómo un árbol recién florecido puede crear una lluvia de flores amarillas o cuán diferent se ve el cielo cuando se mira desde debajo del agua, sumergido en la playa.

Este artículo del Boston Globe ofrece otras posibilidades de cómo los padres y madres pueden ayudar a subsanar el vacío que deja la falta de apoyo institucional y gubernamental hacia las artes (desde el despido de maestros de arte, hasta la falta de fondos – o sea la desmantelación virtual de instituciones artísticas y culturales como el Instituto de Cultura Puertorriqueño). Me preocupa un poco que esto se vuelva un relegarle los padres la responsabilidad de educar a las próximas generaciones sobre sensibilidades culturales y artística, una salida facil del gobierno que cada vez más busca librarse de lo que han sido sus responsabilidades (empleo, salud, retiro, educación). pero a la misma vez entiendo que el proyecto educativo de un pueblo no le corresponde únicamente a las escuelas – la casa, la familia, tambiñen son escuelas, aprovechémoslas pues.

Use your imagination
How parents can fill the void when schools cut arts and music programs
By Don Aucoin
Globe Staff / September 1, 2009

One day, when Barbara Martin was 11 years old and lounging around her Tennessee home with her three siblings, their mother returned from a backyard foray with some unexpected marching orders.

“Everyone should spend five minutes in the hammock looking up at the blue sky through the yellow leaves,’’ she told them. The children complied. “It was an extraordinary visual effect,’’ recalls Martin. “The colors were so fabulous on that fall day, it had the power to feed your soul.’’

That maternal lesson on the importance of forging a connection to the visual world, of seeing the world as a work of art, evidently stuck with Martin: Today, she is the Alfond curator of education at the Museum of Fine Arts.

But what if you’re an average parent? How do you instill an appreciation for the arts in your kids, thereby enlarging their creative and critical-thinking skills while deepening their enjoyment of life?

The question has added urgency at the moment. The statewide education budget crunch has prompted many cash-strapped schools to cut back on programs in music, theater, dance, photography, and the visual arts. In February, a report by the Boston Foundation found that as students in Boston’s 143 public schools move into the higher grades, their access to arts programs of all kinds sharply diminishes.

For parents who want to pick up the slack and shoulder the role of arts advocate and educator, one place to start is exactly where Martin’s mother began: in the home. The first art to develop is the art of looking. Martin says parents should foster “a visual awareness of your surroundings’’ within their children. “Think of looking games as something to do when you’re walking. ‘How many colors can you find in this landscape? What story can we tell each other about this picture?’ ’’ she says. “Think about opportunities to engage your kids with the visual world.’’

While you’re doing that, stock an “art shelf’’ or an “art box’’ with plenty of construction paper, markers, fabric scraps, and old magazines (for cutting pictures out of). That way, when inspiration strikes your child, he or she will have the tools at hand to execute their vision.

The next step is to take them to a museum, so they can see how the pros do it. The MFA offers activity sheets for children, called “Art Connections,’’ that allow them to explore “Mythical Creatures, Powerful Figures, Flowers, Cats, or Writing.’’ Also available at the museum are art classes for kids, a visiting guide replete with “gallery games,’’ a family audio guide, and a “Family Art Cart’’ for children ages 4 and older.

Martin advises parents to build field trips with their kids around a theme. For instance, using the MFA’s self-guiding “Art Connections,’’ parents and children could follow the theme of “Writing in Art’’ from a cuneiform inscription dating to ancient Assyria to an inscribed golden bowl in the early-Greece gallery to the Egyptian funerary arts gallery.

“What you want in visiting a museum is a balance of focus and freedom,’’ says Martin. “Affirm your child’s observations. ‘Ah, so you’re noticing the brushstrokes are short and choppy. Oh, so you think the bird is about to eat the worm.’ ’’

para seguir leyendo clickea aquí





El Gobierno de Puerto Rico presenta: La Cultura…a mitad de precio

7 05 2009
Al Instituto de Cultura Puertorriqueño, que patrocina talleres y espectáculos de música y danza folklórica, entre otras,se le reducirá en 65% su presupuesto.

Al Instituto de Cultura Puertorriqueño, que patrocina talleres y espectáculos de música y danza folklórica, entre otras,se le reducirá en 65% su presupuesto.

“Fortaleceremos la Escuela de Artes Plásticas (EAP), para asegurarnos que tenga a su disposición los recursos suficientes para llevar a cabo su gestión”. Así dice el programa de gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) como parte de su iniciativa de “Apoyo a nuestros jóvenes talentosos”.

Hoy, algunos meses después, la Escuela de Artes Plásticas se encuentra ante una reducción de 71% del presupuesto que se le asigna del Fondo General, es decir que lo que antes se hacía con $3,382,000 ahora se tendrá que hacer con $989,000 al año.

Mas la EAP no está sola: diez instituciones culturales, entre las que se encuentran el Instituto del Cultura Puertorriqueña, WIPR (canal 6), y la Corporación de Cine enfrentan también recortes en el presupuesto asignado por el Fondo General, recortes que van desde un 55% menos como es el caso de Conservación Histórica, hasta un 88% menos para la Corporación de las Artes Musicales.

“Las cifras que aparecen publicadas en la página del gobierno respecto al presupuesto recomendado para las agencias de la cultura son inverosímiles”, aseveró Mareia Quintero, profesora de la Universidad de Puerto Rico, donde dirige la maestría en Gestión Cultural.

“Cualquiera que tenga un mínimo conocimiento del funcionamiento del Instituto de Cultura, del Conservatorio de Música o de la Escuela de Artes Plásticas, entre otras, sabe que ninguna de estas agencias podrá operar con esos números. Es como si se quisiera desahuciarla”, indicó.

“Arrinconar las artes y la cultura de esta manera me parece una decisión torpe de este gobierno. Esto es incongruente con el propio programa de gobierno del PNP que hacía hincapié en el desarrollo de la industria cinematográfica, en el apoyo a los talentos jóvenes, en el desarrollo del turismo cultural”, declaró quien también es la creadora del Mapa de Gestión Cultural.

En efecto el plan de gobierno del PNP dedica una sección completa a la Industria Cinematográfica y Audiovisual, para la cual se estipula la siguiente “visión”: “promover la industria cinematográfica como un motor económico y cultural para atraer inversión del exterior, crear empleos y proyectar a Puerto Rico y a nuestra gente internacionalmente”.

Pero con un 65% de recortes al presupuesto de la Corporación (no se especifica si el Fondo Cinematográfico también se verá afectado) parecería que no vendrán más Benicios del Toro y Johnny Depps por nuestro lares en el futuro cercano.

¿Sobrevivirá la cultura?

¨El hecho de que no haya dinero no quiere decir que la cultura no se va a seguir desarrollando, pero sí va a tener menos recursos y va a conllevar más esfuerzos por parte de los gestores¨, expresó José Félix Gómez, Director del Teatro de la Universidad de Puerto Rico.

Quintero coincidió: “los artistas y gestores culturales estamos acostumbrados a hacer de tripas corazones y por más recortes que haga el gobierno, no van a poder cortarle las alas a la creatividad. Pero también pienso que es hora de organizarnos y exigir del gobierno un respeto al sector cultural”. La profesora instó a “crear conciencia de que los dineros para la cultura no son gastos alegres, son una inversión fundamental para el desarrollo pleno de nuestra sociedad”.

Siguiendo esa línea, Gómez trajo a colación la función educativa, humanizante y socializadora de la cultura: ¨actualmente tenemos problemas sociales grandísimos, y una falta de valores, que se adquieren por medio de la formación humanística. Si dejamos de formar a los estudiantes en las áreas artísticas y deportivas dejamos de fomentar la disciplina¨.

¿Y las otras agencias?

Al preguntarle si la crisis económica justifica la reducción dijo: ¨si el recorte viene sólo a la cultura o mayormente a ésta no está justificado. Si se recorta a la institución cultural debe recortársele igual cantidad a las otras agencias”.

Y sí, hay otras agencias que enfrentan recortes presupuestarios, de éstas las que enfrentan mayores recortes presupuestarios son: Procurador de impedidos (74%), Procurador del Paciente (72%), Procuradora de la Mujer (71%) y Bomberos (71%).

Por su parte. el Procurador de Personas de Edad Avanzada y el Ombudsman enfrentan recortes de 36% y 2% respectivamente.

Hasta el momento, el gobierno no ha hablado de recortes (o la eliminación total) de las dietas a legisladores, la creación de la unicámara aprobada en un plebiscito o el aumento de impuestos a la banca y artículos de lujo como yates y segundas propiedades.

Vale aclarar que los recortes aquí documentados son al presupuesto del Fondo General, por tanto, las agencias reciben fondos de otras partidas como asignaciones esenciales, federales o del Fondo de Estabilización; no obstante, el presupuesto del Fondo General es el presupuesto constante con el que cuentan.

Estos recortes forman parte de la ley 7 que se pondrá en efecto a partir de julio 1 y trae consigo el posible despido de alrededor de 30,000 empleados públicos.

*La periodista Laura Quintero colaboró en la creación de este artículo.
*Este artículo fue publicado originalmente en http://www.diálogodigital.com




Obama y las posibilidades para la cultura

27 12 2008

Nominar un secretario de la Cultura y hacer que los puestos de directivos de instituciones culturales sean de 10 años en vez de cuatro para evitar tanta politiquería en los cargos, son algunas de las opciones que William R. Ferris le sugiere a Barack Obama para que como Roosevelt y Johnson deje una huella en la cultura aún en momentos de crisis. Ojalá y si se aprovecha la reforma económica como coyuntura para una reforma cultural en los Estados Unidos sea algo que cruze el charco y llegue hasta acá.

Put Culture in the cabinet

Franklin D. Roosevelt

Franklin D. Roosevelt

IN 1935, as part of the New Deal, President Franklin Roosevelt created the Farm Security Administration, which reached out to rural families as they struggled during the Depression. Roy Stryker, who oversaw the agency’s photo documentary program, captured the strength of American culture in the depths of the country’s despair. The photographs of Walker Evans, Dorothea Lange and Gordon Parks showed us both the pain of America and the resilience of its people.

In 1965, President Lyndon Johnson drew on his Texas roots when he created the National Endowment for the Arts and the National Endowment for the Humanities, organizations that share America’s arts and humanities with the American people.

Both Roosevelt and Johnson demonstrated their forceful commitment to the preservation and celebration of American culture — and they did so in challenging times.

So what will President-elect Barack Obama do? Well, here’s a suggestion.

Over the years, America has developed an impressive array of federal cultural programs — in addition to the obama2endowments for the arts and the humanities. These include the Corporation for Public Broadcasting, the Institute of Museum and Library Services, the Library of Congress, the National Archives, NPR, PBS and the Smithsonian Institution.

Each of these organizations has helped preserve our nation’s rich folklore — its music, stories and traditional arts — as a uniquely powerful voice for our culture.

 

But as chairman of the National Endowment for the Humanities from 1997 to 2001, I learned firsthand that these institutions, though united by a shared goal, can sometimes run into conflict with one another. There were bureaucratic tangles, overlaps and missteps that, with foresight, could have been avoided.

Which is why I believe the president should create a cabinet-level position — a secretary of culture — to provide more cohesive leadership for these impressive programs and to assure that they receive the recognition and financing they deserve.

The president should initiate another change, too. The leaders of our cultural institutions should all have renewable 10-year appointments. (Some now serve only four-year terms.) Such a change would help to provide continuity and insulate the organizations from the tumult of political change. This move would allow each agency to develop long-term agendas in coordination with the secretary of culture in each administration.

Mr. Obama has an opportunity to revitalize our national spirit by strengthening our cultural programs at every level. It’s hard to imagine what could be a more important — and enduring — legacy.

William R. Ferris is the senior associate director of the Center for the Study of the American South at the University of North Carolina at Chapel Hill.

 

*para ver el articulo en su formato original según publicado en el New York Times. Clickea aquí.





Olvídense de las compañías automovilísticas, ¡Salven a las marionetas!

5 12 2008

Mientras la tres compañías automovilísticas más grandes de EEUU, Chrysler, Ford y General Motors, le ruegan al Congreso que les regale, perdón, les “preste”, 34 billones de dólares para compensar por su mala administración de años, el New York Times ha sacado un artículo con el genial título de “Forget Citygroup, Puppet Show Needs a Bailout“. Dice:

There are many ways to measure California’s tanking economy: an 8.2 percent unemployment rate; a multibillion-dollar state budget gap; threatened endowments of the city’s museums, causing some cultural institutions to nearly default on mortgages; and the continued weakening of the Hollywood studio system. But the meltdown of the marionettes may say it all.

(…)

Over the last few months Mr. Baker, 84, has fallen $30,000 behind on his mortgage and lost a rent-paying tenant, while his two major sources of revenue have dried up. First, the public schools have reduced financing for field trips. And second, some of his lower-income parents, he said, unemployed and swimming in debt, are unable to come up with the $15-per-ticket admission.

 “We’ve had quite a few people call who are losing their houses and have to cancel birthday parties,” he said.

02puppets2_600

 Y si bien esa situación particular resulta fuerte apunta a un problema más grande: ante una crisis económica, o sea, cuando “aprieta el bolsillo” de las primeras cosas que se descartan son las llamadas “actividades culturales”. De repente ir al teatro, o a ver un showcito de baile o impro en un café teatro se vuelve caro. En vez, para compensar esa necesidad natural que tiene el ser humano por el ocio y los medios de expresión, quizás vamos al cine, o si se pone bien pelúa la cosa, nos resignamos a esperar por los vídeos de Netflix, porque no hay chavos ni pa gastar gasolina en ir a blockbuster.

Recientemente me han llegado rumores (vale no soy La Comay, pero to’ el mundo tiene “pajaritos” que le cuentan cosas) de que el café teatro Araba puedes estar cerrando muy pronto. Y es una pena, un espacio nuevo que presentó cosas interesantísimas como el Homenaje a la Muerte y la Mentira, y que el próximo fin de semana del 19 – 21 tendrá al excelente grupo de teatro “Y No Había Luz“, no va a lograr durar mucho más de un año. Y bueno, la crisis en los museos del país ha sido harto discutida, sin hablar de como en tiempos “normales” compañías como Andanza y Ballet Concierto, entre otras compañías que funcionan (y producen) a tiempo completo, no tienen suficiente apoyo gubernamental. De seguro después de que se decidan a eliminar la procuradoría de la mujer por disque inecesaria decidirán de una vez y por todas darle muerte al Instituto de Cultura que, a pesar de sus fallas, lo que necesita es una reorganización no un tijerazo.