Capoeira de cama, Shakira se pone más interesante.

10 02 2010

Parte del baile de Lo Hecho Está Hecho

Bueno, ya aquí anteriormente le he dao con piedras a Shakira por la blondificación y simplificación total que ha experimentado en algunos de sus más recientes trabajos. En aquel caso hablaba del infame She Wolf con su reciclaje de cuanta rubia de botella ha pasado por MTV. Gracias a dios todavía no había visto Give it up to Me con nada más y nada menos que el horripilante Lil Wayne, eso sí que rompió el basurómetro además de estar extrabizarro el video con una coreografía que es una mezcla de danzas tribales con chinos (no los de Asia) y kromping (del hip hop) y una estética aún más extraña donde termina vestida de la estatua de la libertad pero con las uñas extralargas y el atuendo típico de las danzas tradicionales del sureste de Asia. En fin, que últimamente Shakira parece estar pasando por una cierta crisis de identidad.

Shakira, más rubia y blanca que un elfo....o Gwyneth Paltrow

Que conste, el cambio y la variedad no molesta: Madonna lo ha probado una y otra vez; Beyonce hace lo suyo también. Pero es que hay límites, y últimamente la Mebarak parecía más perdía que un maje en terminos de su propuesta como performera (como artista está más claro este último disco está claramente posicionado bajo la luna del electropop).

Mas tengo que ser justa, el más reciente vídeo de Shakira Lo Hecho Está Hecho o Did it Again en su versión anglosajona me ha devuelto la fe. Primero que nada, el concepto está más claro––una, quizás dos, identidades. Segundo, la actitud es mucho más Shakira, sexy, agresiva, segura, menos putilanga desesperada por atención y dispuesta a todo tipo de comodificación. Tercero, la coreografía sí que propone algo interesante. Ya desde Ojos Así Shakira había probado que tenía caña como bailarina y un estilo coreográfico particular. Se reafirmó en La Tortura,  y lo siguió explorando en Te Aviso, Te anuncio, entre otros. Pero en She Wolf ese estilo individual se diluyó un poco con una muy ordinaria escena de baile en la pista (como se ha hecho mil veces) y una aún más trafala escena de booty slapping en Give it Up To Me. Con Lo Hecho Está Hecho Shakira trae algo que ha primera vista lo que parece es capoeira en la cama. Es ineteresantísimo, se siente la tension y agresividad (sexual y demás), el atletismo, la fuerza. Además que se aprovecha la cama, el cuarto, en fin, el espacio dado para jugar con lo que la capoeira dancística permite. Además el baile tiene una sutileza y un uso de la gestualidad y los pequeños detalles (como el hecharle el brazo a la chica, los cambios en tempo justos y precisos) que le dan al video cuerpo. De hecho el estilo del video me recuerda mucho al trabajo de Mia Michaels, coreográfa de danza moderna que ha trabajado mucho con So You Think You Can Dance y que de hecho, es la ostia. Enhorabuena por Shakira.

Una excelente coreografía de Katrin Hall, la directora artística del Iceland Dance Company, interpretada por Shakira como nunca la habíamos visto y Daniel “Cloud” Campos, quien ha trabajado previamente con Madonna (pa que no quede duda de que el chico es un duro). Para ver más info del video (en inglés) clickea aquí.

Ciertamente el video más random de Shakira: la estatua de la libertad versión indonesia, una formación de mujeres en lo que no se puede describir más que como “dando chinos al aire” mientras canta “you can have it all, anything you want in the world” (“puedes tenerlo todo, todo lo que quieras en el mundo”), Shakira como la única rubia y blanca en medio de un montón de bailarinas negras, booty slapping en filita india, la colaboración inexplicable con Lil Wayne y mucho, mucho más.





Clases de coreografía

16 01 2010

Palpando Danza, grupo dirigido por Anamaría Amador, durante una presentación

Para aquellos que ya están listos para ir más allá de copiar los pasos y movimientos de otros, próximamente se estará ofreciendo un curso de coreografía el cual pretende explorar y explotar las capacidades físicas y creativas del bailarín.

El “Curso de Composición Coreográfica I” está dirigido a personas con preparación en baile, con el interés de aprender sobre coreografía. Se partirá desde la improvisación y se verán influencias sobre la teoría de Laban y Dalcroze, entre otras figuras. Como fin principal, se impulsará a crear desde un vocabulario, estilo y voz personal.

Las clases son impartidas por Anamaría Amador Miranda quien posee una Maestría en Danza de NYU, con concentración en coreografía e interpretación y quien ya el verano pasado ofreció cursos de improvisación como parte del campamento de danza para profesionales de Ballet Concierto. Además cuenta con experiencias profesionales en y fuera de Puerto Rico, tanto individualmente como con su grupo Palpando Danza

Para matrícula favor de llamar a la:
Escuela Preparatoria, Conservatorio de Música de Puerto Rico
751-0160 ext. 264
758-5920

El horario del curso es:

LUNES Y MIERCOLES de 9:00 a 11:00 am

Se llevará a cabo de febrero a mayo 2010 en el conservatorio de música.

Aquí un ejemplo del trabajo coreográfico de Ana María, quien trabaja la danza moderna y experimental (entre otras, pues también tiene un entrenamiento en danza clásica).





La “coolificación” de Ballet Concierto: el XXI Festival de Coreógrafos

31 10 2007

Con un título que lleva todas las de venderse como oferta innovadora (signos de exclamación, apertura a múltiples ritmos y uso de un pronombre inclusivo) Ballet Concierto de Puerto Rico presentó su XXII Festival de Coreógrafos: ¨¡Bailando al son que me toquen!¨. Como todos los años, se pretendía hacer una especie de compilación de baile en la que coreógrafos de diversos países presentan sus trabajos; dándole una oportunidad tanto al público como los estudiantes de Ballet Concierto de exponerse a cosas diferentes. Y ciertamente, cosas muy diferentes fueron las que se vieron.

Si bien se reconoce el esfuerzo que conlleva realizar una actividad dedicada exclusivamente al baile en un espacio tan prestigioso-ejem caro- como el Centro de Bellas Artes de San Juan, hay que resaltar que el espectáculo fue altamente inconsistente en términos de calidad. Tuvo, en resumidas cuentas, dos números regulares con coreografías que estaban bien pero que no decían mucho ni aportaban nada nuevo al mundo del baile (mucho menos al arte en general); dos trabajos geniales, y una aberración total que parecía más talent show de high school que otra cosa.

bailando.jpg

Empezemos por lo bueno: “4 x tango” de Denisse Eliza y “Abriendo puertas” de Emmanuel de Jesús, ambos puertorriqueños y también los dos coreógrafos más jóvenes de la actividad. En el caso de “4 x tango”, que ganó el premio de mejor coreografía, se hizo un estudio cronológico del desarrollo del tango desde sus inicios hasta las mezclas actuales con la electrónica, siendo particularmente interesante el uso de proyectores y elementos multimedia como parte de la escenografía. Este elemnto multimedia está muy en voga en el mundo de la danza contemporánea (Sylvie Guillen, Ballet Nacional de Marseille, etc.) , pero en Puerto Rico como que no acaba de llegar.

Por otro lado, “Abriendo puertas”, que mereció una mención especial, tomó una premisa tan simple como abrir una puerta (sí, literalmente eso es el germen creador de la pieza) para comentar sobre la paz y la tolerancia tanto desde la conocida frase de “salir del closet” (eran nueve hombres entrando y saliendo constantemente a través de estas puertas, y, considerando los debates sobre la resolución 99, no creo que sea casual) hasta la incomunicación que a veces representa vivir en un mundo tan apresurado y complicado como el nuestro.

Sin embargo, las primeras dos piezas, “Preludio numero 1” de Eloy Barragán y “La valse” de Héctor Sanzano, resultaron bastante ordinarias (en gran medida por la pobre interpretación técnica de los bailarines quienes se fueron de tiempo, tuvieron problemas de spacing, entre otras novatadas no dignas de una compañía) y la última, “Grafiti” de Marie Frances Pérez fue un final bastante nebuloso.

Marie Frances Pérez posando para el "Bombón de Así" de Primera Hora donde "Las interesadas en participar en esta sección envíe -para evaluación- sus fotos en colores de cuerpo entero en bikini"...nice.

Marie Frances Pérez posando para el "Bombón de Así" de Primera Hora donde "Las interesadas en participar en esta sección envíe -para evaluación- sus fotos en colores de cuerpo entero en bikini"...nice.

Se entiende que Ballet Concierto es una escuela de ballet y probablemente no están muy en contacto con el mundo del hip hop, pero por dios, eso no es excusa, si te presentas como profesional bailas como profesional, sea tu campo o no, y si no te sale, pues en verdad, ten la humildad de cederle el espacio a los que saben. Mas no sólo estoy hablando de la calidad del baile (los nenes de juventour les dan tres patás) sino también la misma coreografía, que era un “remake” de lo que ya se ha visto cuarenta mil veces en Save the Last Dance, Step up y Center Stage entre otras películas recientes: muchachas de ballet de repente descubren lo urbano y voila!: todos términamos bailando felices, bla bla bla… nada nuevo y ni siquiera contaba con una coreografía llamativa con pasos interesantes… eso pasa cuando el mayor credencial del artista es ser director coreográfico de Miguelito.

Y fueron esos subes y bajas lo que le dio un feeling entre amateur y apresurado a la producción como si hubiera que cumplir con este statement “in” de “¡Bailando al son que me toquen!” a como dé lugar. Uno esperaría que con ese título se jugaría con los muchos posibles bailes dependiendo del son que se diera, pero terminó sintiéndose como una excusa para abarcar tanto el hip hop como el ballet en un sólo show, en un esfuerzo que parecía estar orquestado para promover una “coolificación” de Ballet Concierto. Esto en un momento en que el ballet ha perdido exposición en la Isla y las nenas son llevadas a participar del “reggeatoni” de Kellogs con Toni el Tigre, en vez de entrenamiento formal en baile, como solía ser el ritual de las niñas buenas de clase media.

Se entiende los deseos de integrar otras cosas, es más es una aspiración súper necesaria en el arte, pero no cuando se siente forzado, no cuando viene tan empujado a lo apucha y traga porque como bien nos han dejado saber los anuncios de Sprite, la desesperación no es sexy, y peor aun, es evidente.