Eleanor Rigby…and all the lonely people

14 03 2009

La economía. El tapón. Corre que llegas tarde. Corre que todo el mundo anda sin trabajo…y buscando. Corre, corre coraz- Sin Sentimentalidades, que no has corrido toda tu vida detrás de un bachillerato (suma cum laude) para quedarte atrás ahora.

Stop.

Sin filosofamientos. Con ojeras, sin ojeras, con la misma ropa del siempre, el mismo carrro de siempre, la cara misma de siempre: el Trabajo. El que sé fue -perdón- el que se irá. Pues aproveche antes de que se vaya, camine ¡corra!

Crisis, crisis, crisis, quize…

All the lonely people…where do they all come from?

Sé que estoy tarde, muy tarde, y algún buen fanático de los Beatles me regañará por mi ignorancia. Pero hoy descubrí “Eleanor Rigby” y el mundo se me vino al piso. La realidad se me vino al piso. Al menos no estaba guiando porque juro que a poco levito, ciertamente las lágrimas colapsaron, decididas, entregadas, cansadas a más no poder, pero revitalizadas por ese golpe musical que te achoca y te deja media tuerta y a la vez con más vida que nunca. Y recordé, fugazmente, que después de todos, a pesar de todo, Paul McCartney no es sólo un douchbag de ukuleles venido a menos. ¿y yo? quizás, quizás…

Anuncios




Por lo general no me meto en economía, pero ese mensajito del gobe está….

4 03 2009

A estas alturas ya prácticamente todo el mundo habrá oido de los despidos masivos en el gobierno. Sean 50,000 como dicen los más o 30,000 como dicen los menos, la cosa pinta fea. Más como todo el mundo cacarea pero no todo el mundo piensa, aquí les dejo no sólo un enlace de la nota con el resumen de lo que anunció el actual gobernador, Luis Fortuño, sino también par de análisis y opiniones que me parecieron pertinentes para contextualizar el “mensaje” (del cambio?).  Han sido sacados de estas dos notas (aquí y aquí) de Diálogo Digital.

  • el despido de unos 30,000 empleados público provocará una situación aún más delicada en la economía puertorriqueña, pues tendrá un efecto directo en los fondos para el seguro de desempleo, los fondos de los sistemas de retiro y el pago de hipotecas, préstamos y servicios brindados por las corporaciones públicas.
  • los despidos masivos en el Gobierno dispararían las cifras de desempleo hasta llevarlas al 20% en términos oficiales y 30% la cifra no oficial. –  en el 1933, durante la Gran Depresión, la cifra de desempleo subió a un punto cúspide de 25%. Si bien es cierto que ahora hay muchos más programas de ayuda que en aquel momento, que ayudarían a paliar la situación hay que preguntarse hasta donde va a dar el gobierno, ese mismo que tuvo que dejar los empleados ir, para ponerlo en palabras polítically correct, por causa de problemas fiscales.
  • “Las medidas son para atender el problema fiscal, pero no hay discusión sobre una reestructuración del gobierno. Hay que hacerse un planteamiento del tipo de gobierno que tenemos, que es excesivamente centralizado y disfuncional. Hace falta complementar con una discusión sobre el papel del gobierno y su capacidad de gobernar”, enfatizó Santana Rabell (economista). – UNICÁMARA ANYONE??
  • “Él (Fortuño) puso toda la atención en mejorar la crisis fiscal y el problema mayor es la crisis económica general. El Gobierno se está concentrando en salvar la clasificación de bonos”, afirma Cegarra (economista).

Ay banquito banquito, porque no me das un breakecito con los bonitos…

-y el pueblito??

-qué? no te oigo, no te oigo, no te oigo… Fulanito.





Obama y las posibilidades para la cultura

27 12 2008

Nominar un secretario de la Cultura y hacer que los puestos de directivos de instituciones culturales sean de 10 años en vez de cuatro para evitar tanta politiquería en los cargos, son algunas de las opciones que William R. Ferris le sugiere a Barack Obama para que como Roosevelt y Johnson deje una huella en la cultura aún en momentos de crisis. Ojalá y si se aprovecha la reforma económica como coyuntura para una reforma cultural en los Estados Unidos sea algo que cruze el charco y llegue hasta acá.

Put Culture in the cabinet

Franklin D. Roosevelt

Franklin D. Roosevelt

IN 1935, as part of the New Deal, President Franklin Roosevelt created the Farm Security Administration, which reached out to rural families as they struggled during the Depression. Roy Stryker, who oversaw the agency’s photo documentary program, captured the strength of American culture in the depths of the country’s despair. The photographs of Walker Evans, Dorothea Lange and Gordon Parks showed us both the pain of America and the resilience of its people.

In 1965, President Lyndon Johnson drew on his Texas roots when he created the National Endowment for the Arts and the National Endowment for the Humanities, organizations that share America’s arts and humanities with the American people.

Both Roosevelt and Johnson demonstrated their forceful commitment to the preservation and celebration of American culture — and they did so in challenging times.

So what will President-elect Barack Obama do? Well, here’s a suggestion.

Over the years, America has developed an impressive array of federal cultural programs — in addition to the obama2endowments for the arts and the humanities. These include the Corporation for Public Broadcasting, the Institute of Museum and Library Services, the Library of Congress, the National Archives, NPR, PBS and the Smithsonian Institution.

Each of these organizations has helped preserve our nation’s rich folklore — its music, stories and traditional arts — as a uniquely powerful voice for our culture.

 

But as chairman of the National Endowment for the Humanities from 1997 to 2001, I learned firsthand that these institutions, though united by a shared goal, can sometimes run into conflict with one another. There were bureaucratic tangles, overlaps and missteps that, with foresight, could have been avoided.

Which is why I believe the president should create a cabinet-level position — a secretary of culture — to provide more cohesive leadership for these impressive programs and to assure that they receive the recognition and financing they deserve.

The president should initiate another change, too. The leaders of our cultural institutions should all have renewable 10-year appointments. (Some now serve only four-year terms.) Such a change would help to provide continuity and insulate the organizations from the tumult of political change. This move would allow each agency to develop long-term agendas in coordination with the secretary of culture in each administration.

Mr. Obama has an opportunity to revitalize our national spirit by strengthening our cultural programs at every level. It’s hard to imagine what could be a more important — and enduring — legacy.

William R. Ferris is the senior associate director of the Center for the Study of the American South at the University of North Carolina at Chapel Hill.

 

*para ver el articulo en su formato original según publicado en el New York Times. Clickea aquí.





Olvídense de las compañías automovilísticas, ¡Salven a las marionetas!

5 12 2008

Mientras la tres compañías automovilísticas más grandes de EEUU, Chrysler, Ford y General Motors, le ruegan al Congreso que les regale, perdón, les “preste”, 34 billones de dólares para compensar por su mala administración de años, el New York Times ha sacado un artículo con el genial título de “Forget Citygroup, Puppet Show Needs a Bailout“. Dice:

There are many ways to measure California’s tanking economy: an 8.2 percent unemployment rate; a multibillion-dollar state budget gap; threatened endowments of the city’s museums, causing some cultural institutions to nearly default on mortgages; and the continued weakening of the Hollywood studio system. But the meltdown of the marionettes may say it all.

(…)

Over the last few months Mr. Baker, 84, has fallen $30,000 behind on his mortgage and lost a rent-paying tenant, while his two major sources of revenue have dried up. First, the public schools have reduced financing for field trips. And second, some of his lower-income parents, he said, unemployed and swimming in debt, are unable to come up with the $15-per-ticket admission.

 “We’ve had quite a few people call who are losing their houses and have to cancel birthday parties,” he said.

02puppets2_600

 Y si bien esa situación particular resulta fuerte apunta a un problema más grande: ante una crisis económica, o sea, cuando “aprieta el bolsillo” de las primeras cosas que se descartan son las llamadas “actividades culturales”. De repente ir al teatro, o a ver un showcito de baile o impro en un café teatro se vuelve caro. En vez, para compensar esa necesidad natural que tiene el ser humano por el ocio y los medios de expresión, quizás vamos al cine, o si se pone bien pelúa la cosa, nos resignamos a esperar por los vídeos de Netflix, porque no hay chavos ni pa gastar gasolina en ir a blockbuster.

Recientemente me han llegado rumores (vale no soy La Comay, pero to’ el mundo tiene “pajaritos” que le cuentan cosas) de que el café teatro Araba puedes estar cerrando muy pronto. Y es una pena, un espacio nuevo que presentó cosas interesantísimas como el Homenaje a la Muerte y la Mentira, y que el próximo fin de semana del 19 – 21 tendrá al excelente grupo de teatro “Y No Había Luz“, no va a lograr durar mucho más de un año. Y bueno, la crisis en los museos del país ha sido harto discutida, sin hablar de como en tiempos “normales” compañías como Andanza y Ballet Concierto, entre otras compañías que funcionan (y producen) a tiempo completo, no tienen suficiente apoyo gubernamental. De seguro después de que se decidan a eliminar la procuradoría de la mujer por disque inecesaria decidirán de una vez y por todas darle muerte al Instituto de Cultura que, a pesar de sus fallas, lo que necesita es una reorganización no un tijerazo.