De lo que constituye el baile- ejem, los vídeos de baile

23 04 2008

Acabo de descubrir a través del blog Háblame de música un website para hacer y compartir playlists de desde música hasta vídeos. Chévere, no? Así que decidí entrar al susodicho Imeem y veo que se pueden hacer playlists con videos de danza, estupendo quizás puedo crear una versión más techie friendly para los posts sobre vídeos de danza. Clickeo en la categoría correspondiente y saben que aparece? un chorro de vídeos de “booty shake”, “booty bounce” y “booty popping”…….:S…… Al parecer el medio puede ser innovador pero la cultura no tanto, aunque bueno, quizás me equivoco – había uno muy progresivo, así bien “up front”, si mal no recuerdo se llamaba “huge boobs”, nice…. not.





El baile en escena: vídeos flamencos, part deux – los machos

22 04 2008

Como mencionaba en mi post anterior sobre el belly dancing, el flamenco es uno de los bailes populares que ha logrado una sorprendente representación en contextos artísticos más allá del lugar donde nació y los restaurantes o espacios que están directamente ligados a ese lugar. En este sentido hay una gran cantidad de trabajo en vídeo que utiliza al flamenco como medio de expresión artística.

Con la fuerza y fiereza característica del flamenco es de esperar que muchos de sus exponentes más conocidos (que no por eso son necesariamente los mejores) sean hombres. Digo esto, no porque una mujer no pueda ser fiera y fuerte (si baila flamenco ciertamente algo de eso tiene que tener y hay muchos ejemplos de mujeres fuertes en el flamenco, siendo el clásico Carmen Amaya), sino porque al ser características más esperadas de un hombre estos son aceptados, y en consecuencia promovidos, más rápidamente que las mujeres. Es más facil para una mujer hacerce famosa por su sensualidad o dulzura que por su fuerza. Lo mismo ocurre a la inversa: es más fácil que un hombre se haga famoso por su fuerza que por su dulzura. Entonces si se trata de un baile fiero adivina a quienes preferirán?

Pero bueno, más allá de las dimensiones de género en el flamenco, si bien hoy día cuando se dice “bailarín de flamenco” la imagen instántanea es la de Joaquín Cortés (no más googlen el término para que vean) hace algunas décadas atrás el nombre era Antonio Gades. Gades, quien toma su apellido artístico en honor a las bailarinas gaditanas (siguiendo la sugerencia de su maestra, Pilar López) fue la estrella de varias películas como Bodas de Sangre y Carmen, ambas del director Carlos Saura. Para que le puedan hechar una miradita al bailaor par excellence antes de la llegada de Cortés, aquí los dejo con un solo genial de Gades quien tiene un estilo así muy masculino pero sin caer en un macharranismo excesivo. Es una farruca, mas en este caso se prescinde de la música, pues con la fuerza y presencia de este bailaor ni hace falta.

Pero para que no digan que la tengo contra Joaquín, les traigo una de sus primeras incursiones antes de que fuera uno de los bailarines más famosos del mundo (de flamenco y de cualquier baile en general, lo que es un orgullo para el flamenco). Me gusta este vídeo porque es un pedazo de una película de Almodovar (La flor de mi secreto) así que se podrán imaginar lo viajoso y extremadamente sexual que es la coreografía y la misma forma de filmarlo. Aquí flamenco a lo posmoderno:

Pero como no todo es bueno, el peor vídeo de “flamenco”. Aquí por….latin lover a la n potencia????

Ciertamente el traje está lindo (a pesar de lo levemente tacky en su excesiva latinidad), pero a la jlo como que se le olvida que esto es flamenco no hiphop. uno ataca los pasos pero no hay tanta hostilidad, pues siempre dentro de la fiereza queda algo de coquetería (no más miren a Joaquín Cortés, quien a pesar de su flamenco fusionado con otras cosas, tiene mucho más estilo y respeto por el flamenco)… Jennifer López está dando esos pasos como si estuviera espachurrando cucarachas. agg es que no puedo con el performance de uber latin lover, en el que (me perdonaran sus fans) Joaquín Cortés es más que partícipe, en ese sentido él es un bailaor macho pero medio queercito.