Reseña de “Seva Vive”: La historia y sus absurdos

12 12 2008

Cómica.

No es exactamente el adjetivo que se espera de una película, y menos si la misma trata sobre el cuento de Luis López Nieves, ‘Seva’, y las controversias que desató su visión alterna de la invasión estadounidenses a Puerto Rico en 1898; pero ciertamente es uno de los adjetivos que viene a la mente. Interesante, innovadora, ingeniosa…le siguen sin quedarse muy atrás.

‘Seva Vive’ es, como dice su director, el puertorriqueño Francisco Serrano, “una película al estilo documental”. ¿Qué quiere decir eso? Que la película adopta elementos tanto del cine de ficción como del de no ficción.

sevavive2Por un lado, está la historia del muchacho (el propio director, asumimos) que tras el cierre de la base naval Roosevelt Roads va a filmar las excavaciones de limpieza y descubre algo que lo incita a contactar a Luis López Nieves y reinvestigar el cuento de ‘Seva’ como una posible verdad histórica.

Por el otro lado, están las participaciones de seis intelectuales que reflexionan en torno a ‘Seva’, lo que es realmente la historia y la complejidad de estudiarla en un país como Puerto Rico, donde la política -quizás mucho más que en otros lugares- resulta inseparable de esa búsqueda de la verdad sobre el pasado, que presupone el quehacer histórico.

El conflicto entre si es un documental o no, radica en que nunca nos queda claro si la narración del director que

encontró algo en Roosevelt Road se apega en efecto, a la “historia como materia” o la “historia-cuento”. Además, las entrevistas a los expertos son editadas y montadas de tal forma que dejan de ser expertos opinando sobre un tema y se vuelven personajes.

En ese sentido el filme no puede (o no quiere) evitar una narrativa del bueno versus el malo, o más bien de contrincantes -específicamente entre Fernando Picó y Juan Manuel García Passalacqua-, quedando Carlos Pabón, Gervasio García, José Manuel García Leduc y Estelle Irizarri como personajes secundarios que a veces parecen apoyar las visiones de uno y a veces las visiones del otro.

Así pues, Serrano es fiel a su promesa de que la película no tiene afiliaciones a un partido o ideología política y que cada quien la leerá según la suya propia, y ese es quizá el mayor logro de la película, debido al entorno social, político e histórico que la rodea y al mismo tiempo le da vida.

Incluso Serrano había afirmado al respecto que “el PNP pensará que el director es PNP, el independentista, que el director es independentista, y así por el estilo”. Evidencia de ello fueron las risas en la sala, una mitad de la sala parecía reír cuando la otra no lo hacia.

Cinematográficamente la película es exquisita, fotos antiguas cobran vida por medio de las tecnseva2520libro1ologías digitales y podemos navegar entre los jíbaros de hace un siglo como si la foto se tratara de un holograma tridimensional en vez de una superficie plana.

De la misma forma, el trabajo de la banda sonora es genial y señala un espacio poco explorado en el cine local, donde con frecuencia la música se limita a salsa para las escenas de fiesta y alguna música bohemia en la escena de playa que nunca falta. En ‘Seva Vive’ la música deja de ser accesorio decorativo, escenografía, y se vuelve intrínseco para indicarnos el tono y ambiente de lo que está pasando. No sorprende entonces que haya sido compuesta especialmente para la película.

Eso sí, a momentos la película puede resultar un poco larga, porque las probabilidades son que no todo el mundo encuentra fascinante el dilucidar si se debe ver la historia desde una perspectiva modernista (la historia como La Verdad) o posmodernista (la historia como construcción).

Mas en la inmensa mayoría de los casos, la historia de Puerto Rico se nos devela interesante, provocadora de discusiones (que no es nada malo, solo la forma más profundizada del diálogo), e incluso, hasta graciosa.

Aunque pueda resultar medio dislocante el ver a figuras tan reconocidas como Picó, Pabón o García Passalacqua en el contexto que se les pone (como personajes muchas veces hasta peleándose entre sí), también resulta interesante descubrir, así de sopetón, que los historiadores tienen sentido del humor y que el pasado de Puerto Rico, como su presente, está lleno de instancias y narraciones contradictorias; tan insólitas pero tan creíbles como la más reciente alarma sobre la pantera de Caimito.

A fin de cuentas, el que se embarque en la misión de tratar de descubrir la verdad de vidas pasadas, cuando constantemente la vida “te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, no puede más que estar consciente de los imponderables y absurdos hallados en la bendita historia.

—-

publicado originalmente en Diálogo Digital, clickea aquí para verlo junto con las fotos y el vídeo originales

Anuncios




“El día menos pensado”… o la cárcel más allá de los barrotes

17 09 2008

“Todo tiene su final, nada dura para siempre” cantaba Hector Lavoe, como bien sabrán los usuarios frecuente de la escena chinchorrera de Río Piedras. Todo tiene su final… menos la criminalidad, y las cárceles, y las ansias de controlar… y mejor no sigamos porque se nos convierte el texto en letanía y no queremos deprimir al queridísimo lector llevándolo al punto de necesitar una Zoloft. Pero el hecho es que el tema de las cárceles y los intentos de controlar la criminalidad en Puerto Rico tiene tela para cortar. Y par de yardas de ese textil se las ha llevado el documental “El día menos pensado” producido por la casa productora local, Zona Franca.

 

El mediometraje, dirigido por Leandro Fabrizi y producido por César Colón Montijo, toma de punto de partida el texto del historiador Fernando Picó, El día menos pensado: historia de los presidarios en Puerto Rico, para trabajar más allá del estado de las cárceles del País (después de todo, los grandes medios locales se encargan de eso episódicamente, sobretodo cuando hay motines) e indagar sobre la estructura social y política que justifica tales instituciones y forma de manejar el crimen.

 

Ejemplo de esto es el testimonio de Fernando Guzmán, ex confinado que explica la diferencia entre la rehabilitación que propone el sistema, versus la reeducación que sólo trabajan organizaciones no gubernamentales. Mientras la primera propone un “tratamiento” durante el periodo de encarcelación, la segunda propone un proceso de educación y apoyo que trabaje desde antes de que se ingresa a la cárcel hasta después de que se sale de ésta.

  

Mas, por supuesto, el protagonista del show es el mismo Picó, pues paralelamente a la exploración del tema carcelario se trabaja la obra intelectual del reconocido historiador. Obra que va desde reflexiones epistemológicas sobre el poder y su razón de ser hasta la interacción cotidiana con la vecina de Caimito que sale en bata y rolos sin inmutarse antes las no tan tímidas cámaras de Zona Franca.

  

“Esto es pa’ to’ el mundo, porque el día menos pensado cualquiera puede caer preso” escribió Picó en las últimas líneas de la dedicatoria del libro a partir del cual este documental se inspira. Y “pa’ to’ el mundo” se transmitirá el documental el próximo 12 de octubre en Tu Universo Televisión (TUTV), canal seis, a las 8:30pm